La tristeza y la alegría

“En un instante,
sí…en tan solo un instante,
ustedes, ilusiones, se marchan de mi lado
y dejan a mi alma sola y yerta…

y en un segundo…sí, en un soplo apenas
te marchas tú, Alegría,
y llegas a invadirme tú, Tristeza.

¡Ay, Tristeza!…Tristeza…
te veo venir entre las sombras de la noche
o aun de día mi corazón presiente que te acercas;

otras tardes te adivino tras el susurrar del viento,
pues sé que en él tú viajas al morir la primavera.

A veces te impregnas a mi piel cuando hace frío,
y en otras ocasiones mis ojos te descubren tras la niebla.

Tristeza…Tristeza…¡Ay, Tristeza!
¿Qué pacto secreto firmaste con la lluvia
para que me visites en las noches de tormenta?

¿O eres tú misma la noche sin luceros?
¿O eres el frío que nos taladra el alma?
¿O eres la obscuridad que nos acecha?

¿Quién eres, Tristeza?
¿Acaso Dios, que se nos mete muy adentro
para probar lo grande de nuestra fortaleza?

¿Por qué llegas, Tristeza?
¿Por qué te asomas a veces con la luna?
¿Por qué parece que lloraran las estrellas?
¿Porqué entristeces incluso las tamboras
y vuelves nostálgicas las fiestas?

Tristeza…
Ama y señora de las lágrimas…
de las adversidades, compañera…
Princesa de los atardeceres…
Hada de los adioses y las penas…

¡Ay, Tristeza!
Vienes…y te vas…
vuelves…y te alejas…

Odiarte realmente no podría
porque aunque matas toda mi Alegría
das también a luz la Poesía
y me conviertes por momentos en Poeta!”

(Óscar Humberto Gómez. Versos del desorden. Primera edición. (Sic) Editorial. Bucaramanga. 2000, p.p. 59-60).

LA ALEGRÍA

“Hoy estuve especialmente feliz,

Sin una razón aparente

sin ganancias ni obsequios

Ni por presencias ni agradables recuerdos,

Hoy estuve especialmente feliz,

por el susurrar del  viento ,

Por el olor de la lluvia y su encanto sutil

Por la sencillez de la tarde, por el fulgor  del día,

Por la vida, por las flores, por lo bella que es la risa.

Por razones elementales: hoy estuve especialmente feliz”.

 (Alejandra Estefanía Gómez Blackburn. Viernes 24 de agosto de 2012).

“De todas las emociones que experimenta el ser humano -anota la Enciclopedia de la Psicología-, tal vez sea la alegría la más fácil de reconocer y la más difícil de disimular. Cuando una persona está viviendo un momento alegre, los ojos se le iluminan y la sonrisa acude a su boca”. (ob. cit., p. 159).

¿Pero cómo traer a tu vida la alegría si estás triste? ¿Cómo transformar el llanto en una explosión de risa? ¿Es mera retórica esa posibilidad de cambio?

Ya verás que no lo es.  La alegría está dentro de ti. Tú también tienes derecho a la alegría.

A este tema se referirá esta sección de nuestro portal.

Por ahora, reproduzco algunas frases célebres acerca de la risa:

“Cuando alguien es incapaz de reírse de sí mismo, ha llegado el momento de que otros se rían de él” (Thomas Szasza, Psicólogo estadounidense. 1920).

“Cada vez que un hombre ríe, añade un par de días a su vida” (Curzio Malaparte, escritor italiano. 18889-1956).

“Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada lo es de estúpidos” (Erasmo de Roterdam, humanista holandés. 1466-1536).

“Siempre me ha parecido que la risa franca es una buena forma de hacer ejercicio interiormente, sin tener que salir al aire libre” (Norman Cousins, escritor estadounidense. 1915).

“El mundo se ha reído de sus propias tragedias como único medio de soportarlas” (Oscar Wilde, escritor irlandés. 1854-1900).

“La capacidad de reír juntos es el amor” (Francoise Sagan, escritora francesa. 1935).

[Tomado de la revista española QUO. No. 24. Madrid. Septiembre de 1997, p. 34].


[IMPORTANTE: De todas maneras, ten en cuenta que si la tristeza te persiste más de lo normal o va acompañada de profundo desaliento hacia todo, de desmotivación respecto de cosas que antes te agradaba hacer o de ideas suicidas, por muy lejanas que te parezcan, debes buscar apoyo profesional de inmediato, porque podría tratarse de algo más severo. Ya verás cómo la ayuda profesional oportuna te saca de ese estado y vuelves a ver la vida con la alegría y el optimismo con que tienes derecho a verla siempre].

Los comentarios están cerrados.